Crónica Natalia García

Fotografias Leonardo Sühring.

El viernes 29 de noviembre, Colegiales se convirtió en la reunión de los fanáticos de la saga de Zemeckis. Las inmediaciones de Vorterix, alrededor de las 19hs, estaban repletas de gente con trajes de protección radioactivos, pelucas blancas y chicas vestidas impecablemente para el “Baile del Encanto Bajo el Océano”.

En la puerta del teatro esperaba a todos los que llegaban (con celular en mano) el famoso DeLorean, en el hall de entrada una réplica del reloj de la torre de Hill Valley y sobre el escenario, una réplica del condensador de flujo, responsable del viaje en el tiempo.

La apertura del show se hizo esperar mientras se reproducía un video en donde el conductor recorría Buenos Aires en la máquina del Doc. Brown y aumentando la velocidad de a poco hasta alcanzar las 88 millas por hora requeridas para el viaje, entre los espectadores paseaba un Biff del futuro escapando de los flashes de los celulares y hasta se recreó la escena en que George McFly defiende a Lorraine del Biff de 1955.

El responsable de llevarnos por este viaje en el tiempo y la saga, fue Matías Lértora, quien presentó a la Banda del Futuro, que arrancó con los clásicos de Huey Lewis & The News: The Power of Love y Back in Time. Más tarde la misma banda, tocó los temas de la tercera parte de la trilogía, con un vestuario acorde a la época del lejano oeste, con violines, banjo y mucha onda.

La participación del público en la fiesta, tenía su premio. Hubo un concurso de preguntas y respuestas para fanáticos y premios a los mejores trajes. La atracción principal de la noche, fue la recreación de la escena del baile del encanto bajo el océano, donde Harry Waters Jr. quien en la película interpretó a Marvin Berry, cantó Earth Angel y le da paso a Martin a tocar Johnny B. Good, con la llamada telefónica a su primo Chuck, en el medio del tema. Los que éramos niños cuando la película se estrenó y pensábamos que en el futuro las patinetas iban a levitar, las zapatillas a atarse solas y los autos volar, llegamos casi al 2020 y todavía seguimos esperando esas maravillas, por suerte pudimos meternos es ese universo por un rato e imaginar que en algún lugar del pasado hubo un acontecimiento que modifico el tiempo y espacio generando un futuro paralelo donde todo eso todavía no ocurrió, pero disfrutamos de la magia, que es lo que importa.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here