Hace apenas seis meses que empezaron con lo que ellos denominan “delirio” siendo ocho personas que soñaban con este proyecto de murga, quienes comenzaron con un bombo, un repique y un redoblante. Actualmente son alrededor de 45, 50 personas, quienes la integran y las cuales pertenecen a varios barrios del distrito de Ezeiza (Barrio del Plata, Spegazzini, Villa Golf, entre otros). También las edades varían y oscilan de los 2 a los 58 años, todos con muchas ganas de laburar codo a codo.
La murga trasciende lo artístico, no porque lo tengan en segundo plano, sino porque la utilizan como herramienta social. El medio es la murga, pero la razón es darle una identidad al barrio, un espacio a los chicos, que lo sientan como un recreo de sus realidades sociales. Donde además de ensayar, toman la merienda, y reciben la contención necesaria para que sigan eligiendo este espacio.
Hablando con los chicos, quienes me invitaron a verlos ensayar en la Sociedad de Fomento, y a la cual no me pude resistir, logre relacionarme con la murga, sentir ese impulso del cual me hablaban previamente, sus ganas de llevar este proyecto adelante, la dedicación y el amor con el cual preparan sus trajes, recaudan plata para poder sostenerlo, bordan los apliques los cuales lucirán en muy poco tiempo.
Los vi bailar y dejarlo todo, realmente quede maravillada con la pasión que lo hacían, como organizaban a los nenes más chicos, los cuales ponían lo mejor de ellos, los vi sonreír a pesar del frio terrible de aquel día y pude comprender el porqué de tanto esfuerzo.

Además de asumir el compromiso de la murga, los integrantes más grandes colaboran con la restauración de la Sociedad de Fomento, que le abrió sus puertas para que ellos pudieran ensayar dos días en la semana sin pedirles nada a cambio, en agradecimiento ellos pintan paredes, restauran sillas, arreglaron un portón, cortan el pasto del frente y se ofrecen en lo que haga falta para mantener el lugar en condiciones.
Asimismo, mediante la Dirección de Cultura de la Municipalidad de Ezeiza y su Director, Andres Díaz, consiguieron el permiso para ensayar en la calle los días domingos que lo crean conveniente, gracias al apoyo de los vecinos.

El sueño no se termina acá, pretenden consolidar el grupo enseñando valores y conciencia social, fomentando el posicionamiento reflexivo-crítico y la capacidad de resiliencia

LA HONRA DE FRAGUAR LA AUTOGESTION.

2 Comentarios

  1. Excelentes palabras!
    Mis respetos a aquellos que brindan su pasión y dedicación a los niños.
    La murga es inclusión, sin importar la edad.
    Es es tan lindo ver como a tan corta edad logran sacar un sentimiento…
    Y ayudar con la labor social, ya que muchas veces ayudan a que los chicos tengan una merienda y que no estén en la calle.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here