El movimiento artístico de Zona Sur logró de modo independiente llevar al teatro un formato único de improvisación, lleno de humor, en donde cada viernes se puso en escena una obra completamente diferente, entreteniendo al público que tenía como particularidad, no ser el cual frecuenta esos grandes teatros de Capital, sino personas con diferentes hobbies pero quienes encontraban en el Teatro Kabeza, un lugar de distracción de la realidad.

Esta movida que se generó en Temperley, hace casi una década en Ludoviko, y dió su función final el pasado viernes 28 de diciembre en el Teatro de las Nobles Bestias, con una sala completa, con gente que no pudo ingresar, con todo su público pidiéndoles que no se vayan y con todos, bien manijas, quedándonos en la Fiesta Kabeza, con la DJ Julieta Papi.

“Todo tiene su ciclo vital y este ciclo vital nació, se reprodujo y ahora va morir para darle paso a otra cosa…”

Unos días antes de esa función que quedará guardada en el corazón de todos los que asistimos, tuve la posibilidad de acercarme al Teatro de las Nobles Bestias, en donde me recibieron Darío Zorreguieta Segura, Rosa Salomón, Patricio Gallardo, Julieta Papi y Lisandro Cavanna.

Al ingresar los encontré ultimando detalles sobre lo que serían las escenas de la última presentación, los escuché decir que eran escenas que habían quedado afuera, otras que cerraban historias,que no tenía problema en darle un beso… debo reconocer que hasta el momento no entendía demasiado sobre aquellas frases.

Luego, a través de las preguntas que realicé para Tierra Under pude ir descubriendo de qué se trataba todo aquello.

 

¿Cómo inició todo este proyecto del Teatro Kabeza?

Patricio:- Estamos cumpliendo un ciclo de nueve años y nueve meses. Se inició el Kabeza como un todo, como un trabajo que venía haciéndose de la mano del compañero Dari y José, que está en Córdoba, veníamos de labores previos y que muchos años atrás se iniciaron en el Teatro de las Nobles Bestias donde estudiaron. Estuvieron haciendo cosas y se fueron endosando, todo esto arrancó en Ludoviko, en la Usina del Arte, donde también iban bandas, pintores, escultores, payasos, de todo, por eso a mí me cuesta decir cuándo empezó porque es como toda una unidad, todo un camino.

¿Cómo son personajes?

Dario:- Los personajes en un principio eran payasos, como dice Patricio, veníamos haciendo una varieté donde había payasos, después la varieté se termina y empezamos a hacer como un café concert con Patricio, que era de payaso Hache y yo que era el payaso Pipi. Luego se empieza a montar dentro de los payasos historias que estos personajes tenían que ir atravesando, cuestiones humanas, sencillas, traspolado escenas cotidianas a través del humor.

Después cambió el formato a un presentador con una banda detrás, de quince músicos que estaban todos los jueves en Ludoviko y presentaban números invitados, después la banda se va, medio que se separan, seguían haciendo alguna cosa.

Con Patricio inicia Ricardo Rubén y aparece Ramirito, empezamos a hacer el mismo formato café concert, empezamos a invitar artistas y a hacer varieté presentando por un presentador, que era yo, haciendo de mí mismo (risas). Con el tiempo se fueron sumando el Chino Suárez (Bartolo) y Lizandro Cavanna que hace de Luisito, la Beba; Rosa (Lucrecia, La Turca), Santiago que hace Penélope; la idea es que con esos personajes, y otros personajes que fueron surgiendo, empezarán a mezclarse en historias, historias que nos pasan todo el tiempo.

Cada personaje ocupa un rol, con eso inventamos historias y nos ponemos a resolverlas, no está terminada sino que se resuelven en escena, como si fuese un eterno ejercicio de teatro. Planteamos las situaciones, tratamos de marcar con pies musicales, con coreografías si tenemos tiempo; complejizar a partir del tiempo que tenemos para trabajarlo, pero después todo lo que es el texto se termina en escenas y las acciones se terminan en vivo, será por eso que es fresco todo el tiempo, no hay algo que esté escrito, muy pocas veces tenemos que decir algo puntual sino que es algo todo improvisado.

¿Cómo se organiza la planificación?

Rosa:- Pasar de un bar a un teatro… El teatro te propone, las luces, los telones, proponen la posibilidad hacer coreografía, entonces hubo una evolución cuando el Teatro Kabeza llega al teatro porque empezamos a pensar en la puesta en escena, tener un espacio en dónde guardar la escenografía en una solución.

Se agregan características como puesta en escenas de luces y armado de escenografía, entonces fuimos estructurando de juntarnos, como una unidad encuentro más días. Los lunes para armar la historia, los miércoles para armar la escenografía y los viernes hacer la puesta. El encontrarse primero fue en una casa y ahora es un el teatro, en lo particular y en lo personal, fue siendo como una familia porque te ves tres veces por semana, estás pensando todo el tiempo.

Julieta:- Siempre se está tratando de hacer algo nuevo y eso está buenísimo, no es sólo desde las historias, sino que también hay una idea, por ejemplo, un año también se hizo todo una antesala, se utilizaba todo el espacio de adelante del teatro con músicos, todos los viernes sostenían algo distinto en la antesala, después se metieron las proyecciones atrás, se buscaba que se difundan bandas independientes y lo hicimos, se incorporaba gente nueva, así como con las publicidades también de diferentes grupos y las obras que hay en las Nobles Bestias; el armado de videos todas las semanas para mostrar los carteles y siempre está el difundir, sumar, abrir y aprovechar el caudal de gente que mueve el Teatro Kabeza.

Rosa:- El formato del Kabeza es un viernes con invitados qué puede ser varieté o varietón que son más números de circo, que también es una evolución que el circo entre el teatro y después viernes que es historia única kabeza, el elenco inestable, que más allá de que nos basamos en la improvisación, es una característica más pensar en la escenografía y también pensarlo desde lo que hay, abundancia, de cartón, telgopor, el reciclar. Otra cosa que también fue una evolución del Kabeza fue hacer la gira interurbana, sacar un poco al teatro de un horario, sino que también que los demás espacios nos invitaran y hacer una gira, que el Teatro Kabeza que llegue a otras localidades con esta manera de hacer humor.

Patricio:- Es un placer venir al teatro, compartir los viernes, que arrancamos como a las 12:00 am pero venimos a las 8:00 pm, venimos de diferentes lugares. Es una familia como dice la compañera (Rosa), que estamos aprendiendo en el andar de las necesidades y de eso es precisamente lo que hablan las historias personales, de evacuar penas, alegrías y plasmarlo.

A mí es la primera vez que me pasa en la vida de tener un grupo de trabajo tan responsable, con tanto profesionalismo y también un trabajo humano, que creo que lo que sostiene, es en trabajo humano que te hace sentir bien y te hace poder plasmar los sueños.

Es un enriquecimiento constante por eso también la gente se siente identificada, porque contamos historias nuestras, lo que nos pasa a nosotros, a un tío, un padre, un abuelo, un vecino, el almacenero, o cuestiones como pagar el alquiler, que nos atraviesan a todos, cuestiones cotidianas. El público del Kabeza no es muy teatrero que digamos, en algunos casos sí y en otros no, no es que generalizamos, pero son personas que conocen el teatro de alguna forma por lo que hacemos acá, porque es para todos.

Algunos por cuestiones de laburo incluso no podían venir y tuvimos que empezar más tarde porque al empezar más temprano lo podían llegar.

Agradecido a los compañeros del gran trabajo que se va haciendo, justamente este viernes (28/12) es el cierre de este ciclo, de cómo se conoce porque esto transmuta y seguimos en el camino, somos gente de trabajo, pero así como se conoce en este espacio se cierra este ciclo de nueve años y nueve meses.

¿La finalización del ciclo tiene que ver con que se va un personaje (Ricardo Rubén)?

Rosa:- Cerrar un ciclo más allá de que se vaya un personaje; de entrada no quería asumir que esto se terminaba. Un personaje tomó una decisión, hay que aceptar y por eso decido decir cerrar un ciclo, es real que quizás el integrante que se va es muy fuerte, es como el nacimiento del Kabeza, la imagen, la figura, de hecho, el Kabeza cuando arranca, las historias, siempre, los invitados corrían alrededor de Ricardo Rubén y Ramirito así fue cómo nace el personaje. Para mí fue como un conservatorio, como un laboratorio, cada semana salía algo nuevo y la urgencia porque las ideas son para este viernes y acá somos artistas verdaderamente independientes o sea, si no lo hacemos no comemos, no pagamos en alquiler.

El Teatro Kabeza marca también el reivindicar el humor es un teatro, ya que el teatro no estaba aceptándolo, la historia cuenta que el humor en el teatro no está.

Lizandro:- Es medio triste porque es el último Teatro Kabeza, para mí fue una escuela, una gran escuela, estas enseñanzas que me deja como actor, como persona, no se encuentra en ningún otro lado, yo a ellos los conozco prácticamente desde que empecé en los escenarios, ellos me ayudaron: Rosa, Dary Juli, el Hache, José, el Chino.

Realmente es muy triste, hay que llevarlo, como me enseñaron también, pasamos malos momentos del país, sentimentales y muchas cosas, hay que poner el pecho arriba en escenario y dar lo mejor para la gente.

A lo mejor como dicen, se cierra una parte y todo va a seguir, siempre siguen las cosas transformadas pero bueno, seguir…

Para mí fue un placer estar acá, yo no hace nueve años pero seis años que estoy acá con la compañera Rosa, que estamos acá haciendo teatro junto al Kabeza y realmente es hermoso, fue hermoso y será hermoso.

Es algo groso lo que pasó.

La gente que no es de acá, que no iba al teatro; yo conozco gente en la cancha que venía al Kabeza y eso no pasan Capital, pasa acá nada más, eso es hermoso porque el teatro le pertenece a esa gente, a la persona común. Lo que pasó en la historia del Teatro Argentino es que la gente se encerró con su arte y el que no entiende mi arte no importa, es para mí solo y el Kabeza se abrió a todes para que pudieran venir a disfrutar y reírse, y no reírse y llorar.

Los personajes que tenemos a veces dicen cosas muy violentas, pero no es para hacer mal a nadie sino que es lo que pasa en la realidad Argentina y mundial, lo que vivimos cotidianamente que podemos y tenemos la oportunidad de hacer teatro y demostrarlo.

Hay gente que no puede hacer eso y va todos los días a trabajar y se tiene que fumar cosas que lamentablemente este sistema o esta vida nos da, nosotros creo que somos privilegiados al poder subirnos a un escenario y ahí sacar todo lo que nos pasa cotidianamente, pero bueno siempre para adelante.

Dario:- La cantidad de gente que ha pasado por acá, invitados, que sostenían todos los viernes, que a veces nos fue bien porque había mucha gente y publicamos la que se veía lleno, pero a veces no viene tanta gente y es un escenario es grande, nosotros por ahí,

ahora somos cinco pero por lo general somos once, doce, los viernes con los invitados y todos somos muchos y también todo esto es sostener un elenco que varía todo el tiempo porque no son los mismos once sino que van cambiando, El Capitán Escarlata (recuerda). Sostener eso durante mucho tiempo es muy difícil, con una crisis es mucho más difícil. También que todo tiene su ciclo vital y este ciclo vital nació, se reprodujo y ahora va morir para darle paso a otra cosa, creemos que es necesario que aparte de cambiar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here