Este Lunes 19 de Diciembre, el Movimiento Popular La Dignidad Confluencia y la Corriente Villera Independiente lanzaron la campaña de prevención de dengue, frente al Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires.

El dengue es un problema creciente para la Salud Pública mundial, debido a varios factores: el  cambio climático, el aumento de la población mundial en áreas urbanas de ocurrencia rápida  y desorganizada, la creciente pobreza estructural generada por los estados capitalistas, las migraciones forzadas producto no solo de la pobreza sino de las guerras que genera el imperialismo en nuestra región,  la insuficiente provisión de agua potable que obliga a su almacenamiento  en recipientes caseros habitualmente descubiertos, la inadecuada recolección de residuos y la  gran producción de recipientes descartables que sirven como criaderos de mosquitos al igual  que los neumáticos desechados.

Según datos oficiales de la OMS, en América, 35 países que concentran casi toda la población del continente conviven con el mosquito Aedes Aegypti, el transmisor del dengue. Y durante las últimas décadas, América Latina se convirtió en la región con las cifras anuales reportadas más altas en el mundo.

La incidencia mundial anual del dengue alcanza hasta 50 millones de casos por año, de los  cuales 500.000 personas son hospitalizadas y 20.000 mueren. Las estrategias de control que  han funcionado en el pasado ya no son aplicables a  la realidad de la situación social,  demográfica, económica y políticas de estos países  debido a los grandes cambios  demográficos, que han dado por resuelto una gran ampliación de las zonas urbanas  marginales, la concentración de la población rural  en precarios asentamientos de tipo urbano  que limitó la capacidad de los Estados de acelerar  la cobertura del saneamiento básico y la  distribución del agua potable.

En Formosa se reportaron oficialmente 28 casos de dengue durante el 2007, de personas infectadas en la ciudad de Clorinda. Los casos confirmados en Argentina  en el 2007 ascendieron a 192, de los cuales sólo uno fue de tipo hemorrágico. Creció un 25%  la cantidad de casos detectados en el 2007. Según datos provistos por el Ministerio de Salud de la Nación, la reemergencia de dengue en  nuestro país se produjo en 1998 y, desde entonces,  hubo 2.799 casos y seis brotes (1998, 2000, 2002, 2003, 2004 y 2007). En Argentina son cuatro las provincias que habían notificado  casos autóctonos: Salta, Jujuy, Formosa y Misiones. En 2001, se registraron dos brotes en el  nordeste argentino, en las provincias de Misiones (158 casos) y de Formosa (181 casos) de fiebre dengue(DEN 1).

Misiones y Formosa son las provincias más afectadas; en enero en 2015, había 94 casos notificados en la Argentina y sólo tres confirmados. Ya para el 2016, en la misma fecha, según datos oficiales, se registra un brote epidémico con cabeza en Formosa, donde hay más de 500 casos, y de Misiones, con más de 400 casos informados. El propio ministro de salud, Jorge Lemus, informa que desde el ministerio de salud se estima que los casos de brote son el doble o el triple a los registrados en 2015.(La Nacion, 21 de enero 2016). Hasta el 21 de enero 2016, las cifras que van adelantando los ministerios provinciales acumulaban por lo menos unos 1100 casos, cuando el año pasado para la misma fecha, sólo había 94 casos notificados y tres confirmados.

Estos datos nos hacen entender la gravedad que significara la epidemia de dengue de esta estación, es por eso que nos organizamos para enfrentarla. Sobre todo porque la fumigación domiciliar /peri-domiciliar (como intentan hacer en esas campañas televisivas, mediáticas) es una herramienta a disponer como control del Vector mosquito) tanto preventivamente (anticipadamente) como cuando se producen casos para evitar la re-transmisión de la enfermedad, pero no es una medida eficaz POR SÍ SOLA para controlar la reproducción y presencia del Vector. Por eso, creemos que es necesario que se declare inmediatamente la Emergencia Sanitaria Nacional reconociendo el carácter de epidemia sobre la situación del DENGUE. Esto permitiría movilizar recursos presupuestarios, partidas extraordinarias, solicitar pedidos de ayuda internacional, ampliar la participación de la sociedad civil convocando genuinamente a la misma y realmente darle el marco socio-sanitario que se merece la situación.

Reclamamos una inversión urgente en sistema de salud y en salud ambiental para mitigar el daño en áreas ya afectadas y para evitar su propagación al resto. Además, exigimos que  inmediatamente se lance un plan integral de prevención / promoción de la salud, comunicación social, salud ambiental y control del vector casa por casa en cada provincia afectada: dando información preventiva sobre enfermedad, detección de criaderos y remoción de recipientes que sirvan como reservorios, entrega de repelentes, fumigación con insecticidas, colocación de larvicidas, mejora del saneamiento básico, recolección y tratamiento de basura, remoción de coches /neumáticos abandonados, trastos abandonados, fuerte control en vía pública en zonas urbanas, entre otras medidas.

Ante la falta de respuesta de los estados nacional, provincial y municipal, lxs vecinxs asumimos la responsabilidad de llevar adelante las medidas de prevención, porque no queremos que haya muertes evitables. Queremos vivir dignamente.

Por una Salud Pública, gratuita, integral y de calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here