Por: “La Kiki Velázquez”

Hace más de tres años, en el año 2014. Una niña de ochos años le cuenta a su familia en un acto de valentía, que había sido abusada sexualmente durante los últimos tres años por su vecino. El policía bonaerense Roberto Juan Aquilino.

Desde ese día, sin descanso. La familia de la pequeña emprendió una incansable lucha para llevar al policía abusador, al banquillo de los acusados.

Esta última semana, durante la lectura de una sentencia vergonzosa de apenas cinco años de prisión para Aquilino. Su banco y el de su abogado permanecieron vacíos. Roberto Juan Aquilino se le “escapó” a la justicia y está prófugo.

A los cinco años, la pequeña Nabi (la llamaremos así para preservar su identidad) se hizo amiga en el jardín de infantes de una niña que vivía cerca de su casa. Tres años después, Nabi rompe el silencio para contar que fue reiteradas veces abusada por Roberto Juan Aquilino, el padre de su amiguita.

Inmediatamente se formula la denuncia contra el policía abusador, y se emprende un largo y difícil camino en busca de justicia.

La familia de Nabi sufrió reiteradas amenazas e intimidaciones, incluida una balacera a la casa de donde por seguridad, tuvieron que mudarse. Mientras tanto, Aquilino siguió libre y cumpliendo funciones en la policía bonaerense.

Pese a esto, jamás abandonaron la lucha y acompañados por varias organizaciones del campo popular. Lograron poner al policía en el banco de los acusados.

Fueron dos días de declaraciones y alegatos en los cuales el fiscal Gabriel Sotelo pidió diez años de prisión. La familia, en cambio pidió quince.

El 14 de septiembre, en el Tribunal Oral Criminal N° 5 de Morón. El acusado por abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores, Roberto Juan Aquilino no se presentó a la sentencia.

El policía abusador está libre y prófugo gracias al juez cómplice Marcos Lizza, que no quiso dictar prisión preventiva al acusado. Le dio tiempo de sobra para profugarse y se burló de la víctima y su familia dictando una vergonzosa pena de apenas cinco años para el policía que violó reiteradas veces a una niña de cinco años.

No nos sorprende, el aparato judicial siempre opera a favor del aparato represivo estatal y en contra de las víctimas.

Por eso les pedimos a todos y a todas que miren bien esta foto y no se la olviden nunca.

A Roberto Juan Aquilino lo vamos a encontrar, su crimen no puede quedar impune.

¡Justicia por las víctimas de abuso!

¡Basta de impunidad!

¡Basta de jueces cómplices!

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here