Las y los estudiantes del Isauro, niños/as, adolescentes, y adultas/os que viven en situación de extrema vulnerabilidad, padecen una vez más la crueldad y el desamparo de las políticas públicas del gobierno de la ciudad que invirtió millones de pesos en la remodelación del edificio escolar inaugurado este año pero que no cumple con las condiciones de seguridad, accesibilidad y dignidad que garanticen la tarea de enseñar y aprender.  Esta negligencia de las autoridades expone a les estudiantes al peligro y los deja otra vez a la intemperie.

Después de cinco días de intensas lluvias los estudiantes de la Escuela Isauro Arancibia fueron recibidos en un edificio inundado, con techos que se llueven, paredes que chorrean agua, el sistema eléctrico en corto circuito, sin calefacción, con agua turbia saliendo de las canillas y el peligro que es incalculable. Cuando nos comunicamos con las autoridades para informarlos de esta situación nos contestaron que «hay varias escuelas que están así.» Primero nos preguntamos ¿cómo es que esa respuesta les da tranquilidad en la gestión? Es de un nivel de gravedad extrema. Y por supuesto nos solidarizamos con todas las escuelas que están padeciendo la desinversión y consecuente deterioro de sus edificios escolares. Exigimos al Ministerio de Educación y de Transporte del GCBA  que terminen las obras necesarias que garanticen la dignidad de la educación pública.

 Esta mañana llegaros a la escuela y se encontramos con:

  • El SUM inundado con 4 centímetros de agua. El agua filtra por las paredes y provoca la inundación del comedor. 
  • Las aulas de subsuelo  y  las de planta baja inundadas.
  • La biblioteca mojada.
  • En todas las aulas del primer piso cae agua del techo y hay filtraciones en las paredes. El agua se filtró por el tendido eléctrico y hay aulas en corto circuito con luces intermitentes.
  • En el aula de informática las goteras caen sobre las computadoras.
  • Por los artefactos de luz cae agua.
  • El agua de las canillas sale marrón.

Los problemas estructurales que aún no fueron solucionados

  • Hay una grieta en el patio semi techado que fue denunciada ni bien nos entregaron el edificio que aún no fue arreglada.
  • En el SUM, la pared que da al patio semi techado, tiene una cañería rota. A su vez la cañería de desagote fluvial no tiene las ménsulas que soporte el peso por lo que  el agua cae sobre el tablero de luz. El sábado tuvo que ser desconectado por la empresa SES por los riesgos que implicaba.
  • En la cocina hay una grieta muy grande en una de las columnas.
  • La calefacción no funciona debido a que el medidor de gas debe ser reemplazado por uno de mayor caudal.

Dejar respuesta