Una niñez marcada por la dictadura militar, el mundial del ’78 y una guerra imposible. Un periodista deportivo en plena crisis de los cuarenta que remueve trozos de infancia hasta tocar fondo. Un ídolo futbolístico devenido ex combatiente, el primer amor trunco y el escenario de un pasado doloroso por igual para el país y el protagonista de esta novela de Pablo Di Pietro.

El chico que relataba partidos de fútbol fue por primera vez a la cancha cuando tenía once años. Sucedió un domingo de noviembre de 1981. Después del almuerzo familiar, se llevó la radio portátil al patio, a la sombra de la medianera, para escuchar la vigilia de los partidos. Al rato llegó Beto, su papá. Se sorprendió al verlo. A esa hora solía dormir la siesta hasta que empezaba la transmisión de Boca. —Levantate, Campeonato —dijo Beto, haciendo una seña con la mano—. Dale que vamos a la cancha. Se puso de pie como impulsado por un resorte y lo siguió. De Mirta, su madre, recibió a la pasada una campera por si refrescaba. Ansioso, subió al auto y mientras su papá ponía primera, él prendió la radio; daban las alineaciones con-fir-ma-das de los equipos. Boca, con Maradona, enfrentaba a San Lorenzo.”

Pablo Di Pietro nació en Marcos Juárez, provincia de Córdoba, en 1970. Es egresado del Círculo de Periodistas Deportivos. Desde 1990, trabajó en varias revistas de deportes y el diario La Razón. También escribió artículos y guiones humorísticos. Fue cronista en radio Nacional. Cursó talleres de guión cinematográfico y ejerció la docencia en el Círculo de la Prensa. Actualmente trabaja en el noticiero de Canal 9.

Dejar respuesta