La comunidad campesina de “Pozo del Castaño” es atacada a balazos por sicarios armados que responden a los empresarios Luis Recio y Alberto Croche. Indignadas, las familias buscarán la manera más eficaz de terminar con el conflicto que pone en peligro sus tierras ancestrales y la vida misma. En el medio de la lucha una cámara registrará los sucesos en tiempo real, que se tornan cada vez más impredecibles.

 

Las organizaciones campesinas integran a más de 15.000 familias que producen el 75% de los alimentos que diariamente consume nuestra sociedad; mientras que los empresarios producen para la exportación, son los que arrasan con los bosques, contaminan los suelos y los ríos. No les importa la vida, solo se centran en el rinde, en las ganancias. Usan semilla genéticamente modificada. La producción agropecuaria que realizan es intensiva y extensiva con uso de agroquímicos. Este tipo de producción atenta con la soberanía alimentaria.

DESTRUYEN nuestro modo de vida, nos dejan las tierras desertificadas, nos arrastran a las villas miserias.

El modelo agro industrial y el corrimiento de la Frontera agropecuaria nos desaloja de nuestras tierras ancestrales, que poseemos desde hace más de 4 generaciones.

“Ni un metro más, la tierra es nuestra”

LA TIERRA ES PARA EL QUE LA TRABAJA

Amilcar Soto – Director.

“En agosto de este 2017 se cumplirán siete años de aquellos días y noches cuando filmamos Pozo del Castaño. Mucho tiempo anduvimos, el peso de tener un material que consideramos único como registro en vivo de la forma real cómo los sojeros y ganaderos se hicieron de tierras que les pertenecían a comunidades campesinas e indígenas. De cómo opera el estado: gobierno, justicia, policía y empresarios cuando el fin es despojar y sembrar desierto. Un material crudo que refleja el alto costo de la expansión de la frontera agropecuaria alentada por el kirchnerismo. Y que se acentúa hoy el actual gobierno de Macri.

Como realizadores y realizadoras quienes sentimos el compromiso de dejar un documento audiovisual en formato de película fue sin dudas el reto más grande de nuestras carreras.

Hoy gracias a todxs lxs que colaboraron y apoyaron podemos llevarlo a la comunidad de Pozo del Castaño, que aún hoy continúa la lucha por sus tierras, y difundir a través de él, no sólo en conflicto en particular, sino las enseñanzas de la resistencia y la lucha implacable de una comunidad campesina organizada.”

 

Cámara y Dirección: Amílcar Soto

Producción General: María Elena Orellana

Montaje: Marcel Czombos​

Producción y Asistente de Dirección: Valeria Ramírez Árbo

Asistente de Dirección y corrección de color: Alexis Soto,

Asistente de producción: Eliana Plozaj

Post producción de sonido: Carlos Kbal

Investigación: Amílcar Soto – María Elena Orellana – Roger Almaraz

Correcciones y asesoría: Valeria Ramírez Árbo

Diseño gráfico: Johana Mieronchuck

Cámaras encontradas: Luis Domínguez – Yani Alcaide

Distribuye: koldra

 

Dejar respuesta