Conversamos con Facundo Sinatra Soukoyan, autor del libro «Conversaciones urgentes a partir de Rafael Nahuel»

Por: La Kiki Velázquez y Javier Rivera

Cuando se hace un recorrido histórico sobre la vida de Rafael Nahuel, se habla de un pibe solidario, un líder positivo hacia su grupo de amigos o su grupo de ascendencia, en los talleres de oficios que hizo en los distintos espacios en los que participó y también inclusive hacia el interior de su familia. Su madre cuenta que era él quien se hacía presente para mediar las energías entre la familia, colaboraba siempre en la resolución de los conflictos, manejaba una energía muy positiva. La familia de Rafa vivía en condiciones muy precarias y en ese contexto es en donde se desenvolvía, los últimos años de su vida vivió en una casa del plan «un techo para mi país» que es un cuadrado de madera y todo el tiempo iba y venía de la casa de su madre. Así empieza ésta charla con Facundo quién a partir de una serie de 18 entrevistas a familiares y amigos de Rafael Nahuel escribió un libro que dejará como huella la historia de un pibe que a pesar de ser un pibe marginado del alto, de usar gorrita y cargar con la estigmatización social que la realidad le impone decidió empezar con esta recuperación identitaria de su pueblo.

¿Quién es Rafael Nahuel?

A Rafa lo toma por dos grandes grupos, para algunos es un icono o símbolo de las reivindicaciones del pueblo mapuche y para otros está de alguna manera emparentado con los pibes de los márgenes, uno lo puede ver mucho más emparentado por ejemplo. con Luciano Arruga. Sin ir más lejos, en la última movilización por el aniversario de la desaparición de Luciano, todo el tiempo está la imagen de Rafa. Los pibes de los márgenes, los marginales, el chivo expiatorio de la sociedad, los principales excluidos, eso son.

Rafa era uno de los que en términos negativos se los cataloga como los «ni ni» no trabajaba ni estudiaba. Sumergido en la pobreza de Bariloche, una de las ciudades históricamente más golpeada por las crisis económicas a raíz de ser un punto turístico. Cuando los turistas escasean, lo que queda al rededor de esa postal de Bariloche que todos conocemos son pobres agrupados en el alto Bariloche, la parte que nadie ve pero todos conocemos.

¿Porqué se te ocurrió ir por el caso de Rafa?

En primer lugar me parece que hay que recordar que Rafa es asesinado el día que estaban enterrando el cuerpo de Santiago Maldonado, casi como una mojada de oreja mientras que los medios hegemónicos se encargaban de estigmatizarlo. Por otro lado estábamos hablando de la vida de un pibe de gorrita, de un pibe más de los márgenes de las ciudades en general, esa es la parte que toca una fibra sensible mía y en donde yo empatizo un poco más ya que hace más de diez año laburo con pibes de los márgenes, tanto en el conurbano bonaerense como en los márgenes de la ciudad de Buenos Aires como docente. Claramente Rafa podría ser un alumno mío más. 

A partir de ahí empecé a interesarme un poco más en éste pibe que no tenía las características de lo que uno como occidental «le pide al mapuche», es decir, era un mapuche que no era como uno se lo construye. Viajo a Bariloche y me pongo en contacto con gente del colectivo «al margen» que es dónde Rafa hacía los talleres de oficio y ahí empieza una búsqueda que termina decantando en éstas 18 entrevistas de las cuales 14 son en Bariloche. 

La motivación fue pensar en Rafa pero como lo dice el título «conversaciones urgentes» son charlas, la hipotesis era poder traer una voz no mediada para que cualquiera que lo pueda leer también pueda sacar conclusiones, yo no pretendo con el libro dar una imagen cerrada o la historia es así y empieza y termina acá sino tirar líneas para pensar, seguir preguntando.

La construcción que se generó por los grandes medios en torno al asesinato fue tremenda, se dijeron muchas cosas…

Que abría recibido instrucción militar de las FARC, hay dos kurdos… que estaban armados, que tenían pólvora en las manos, entre miles de otras cosas. Después se comprobó que todo era falso pero algo queda.

El tema de la última foto de Rafa es interesante, fue sacada dos días antes de su asesinato y para mi la foto sintetiza un montón de cuestiones. Primero que muy poca gente sabía que Rafa estaba en ésta re vinculación con su raíz, ni siquiera los profesores de los talleres manifiestan que él lo había dicho, después atando cabos pueden darse cuenta de que algo él estaba pensando al respecto. La foto se la sacaron en una manifestación espontanea que se organizó para pedir la liberación de mujeres, niños y adolescentes que se encontraban detenidos ilegalmente luego del desalojo en tierras mapuches.

Foto: Euge Neme

Se ha dicho por ejemplo que a Rafa «lo llevaron» esa foto adquiere un valor muy importante, claramente dos días antes él estaba en una manifestación política por la liberación de sus compañeros.

Por otra parte: Rafa con una gorra «Nike» habla de un pibe como cualquier otro que se identifica con un montón de cuestiones como puede pasar en la ciudad de Buenos Aires, Rosario o la Gran Córdoba pero al mismo tiempo está tocando una trutruca, que es un instrumento mapuche. En esa foto se condensan todos esos elementos que hacen a lo que es, es decir, si uno quisiera pensar en lo que es Rafa, es eso. 

La concepción del ser mapuche:

No soy yo el que va a decir qué está bien y qué esta mal pero cómo desde los occidentales pero también hacia adentro de los mapuches hay esa «tensión» porque lo primero que se decía cuando ocurrió el asesinato de Rafa fue «este pibe no es mapuche» entonces pensas: ¿qué se necesita para ser mapuche? 

Se folkloriza una idea de mapuche, la vincha, el campo, etc el que no sabe hasta plumas le pone. De esa manera de deja fuera a un montón de gente que vive en lo urbano pero que es mapuche. 

En ese sentido me parece interesante que la figura de un pibe como Rafa, con la imagen de un pibe de los márgenes termina reivindicándose como mapuche y es un icono quizás hoy para tomar de ejemplo.

¿Qué reivindicas de Rafa?

Su fortaleza como joven marginado por la sociedad que se proponía cuestiones superadoras a partir de la reivindicación de su raíz. Él puede traspasar barreras que la sociedad le impone para pensar en ese otro mundo mejor y al mismo tiempo lo que me viene con eso es una reflexión: Valorar a los pibes cuando están, estoy seguro que dos días antes de su asesinato Rafa si caminaba por el centro de Bariloche muchos se cruzaban de vereda, y dos días después fue un mártir. Entonces, ni es un chorro ni es un mártir, es un pibe que tiene los mismos derechos que todos.

#RafaelNahuelSomosTodos

#JusticiaPorRafaelNahuel

#ElEstadoEsResponsale

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here