Lo arrestaron por un robo en Bahía Blanca, ciudad que nunca pisó. El origen del error se dio en una fallida carga de datos de la Policía Bonaerense. Luego, gracias al dispositivo porteño se concretó la detención.

Me podrían haber arruinado la vida”, dijo Guillermo Federico Ibarrola tras pasar casi una semana preso por error. Quedó detenido al ser identificado por el sistema de reconocimiento facial inaugurado recientemente por el Gobierno de la Ciudad. Ocurrió porque la Policía Bonaerense había cargado su DNI por equivocación en la orden de detención de un delincuente homónimo.

El hombre, de 39 años, recuperó en las últimas horas la libertad por orden de la Justicia y se reencontró con su familia. «Estuve detenido seis días, me podrían haber arruinado la vida», dijo ante las cámaras de A24.

Guillermo Federico Ibarrola fue arrestado la semana pasada en la estación de Retiro, tras ser identificado por el sistema como el responsable de un robo ocurrido en Bahía Blanca en 2016. Pero, después de seis días, la Justicia comprobó que el autor de aquel delito no era él sino otra persona que aún permanece en libertad.

En declaraciones a ese canal Santiago Garrido, secretario general del Ministerio Público de Bahía Blanca, aseguró que el problema se dio por un error en la carga de datos del verdadero delincuente por parte de la Policía Bonaerense. A partir de eso se dio la identificación errónea por parte del dispositivo porteño.

La explicación del error que llevó a la detención enciende alarmas por los riesgos que corre cualquier persona ante una presunta equivocación policial. Por el robo ocurrido en 2016, la víctima dijo conocer al delincuente y aseguró que se llamaba Guillermo Ibarrola, vecino de esa ciudad. En su momento no fue hallado en su domicilio, por lo que se registró un pedido de detención a nivel nacional. Pero en el sistema informático que usan las fuerzas hay 23 homónimos. «De los 23, uno solo vivía en Bahía Blanca y en su documento figuraba la dirección de Fragata Sarmiento 1660. Al confeccionar el informe, en vez de registrar el DNI que corresponde al morador de ese domicilio (y presunto autor del atraco), el policía escribió el número de documento perteneciente a otro de los 23 Guillermo Ibarrola que hay en Argentina, y que reside en Buenos Aires», precisó Garrido. «Es decir que pidió la detención de una persona equivocada», agregó.

El hombre detenido por error trabaja desde hace dos décadas en una pollería de Parque Patricios. «Nunca pisó Bahía Blanca, físicamente no se parece al autor del robo y es menor que este. El hombre estaba de vacaciones y lo detuvieron. Es sostén de la familia y también mantiene a su abuelita de 90 años», agregó Garrido. En tanto, el policía que cargó erróneamente los datos en la orden de detención está siendo investigado.

No es la primera vez que una detención concretada por el sistema de reconocimiento facial termina con inocentes tras las rejas. Por caso, en mayo una mujer fue detenida por su parecido con una prófuga  y permaneció presa hasta el día siguiente.

Gentileza de

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here