La juventud de Lugano grita BASTA sobre ex garita de gendarmeria.

A 9 años de la desaparición y asesinato de Luciano Arruga.

A 6 meses de la desaparición y asesinato de Santiago Maldonado.

A 2 meses del asesinato de Rafael Nahuel.

Luciano Arruga fue detenido y torturado el 22 de diciembre de 2008 en un destacamento ilegal de Lomas del Mirador luego de negarse a robar para la Policía Bonaerense. El 31 de enero de 2008 fue visto por última vez mientras era detenido por la policía. Luego de esa noche, Luciano estuvo desaparecido por 5 años y 7 meses. El 17 de octubre de 2014 su cuerpo fue encontrado enterrado en el Cementerio de Chacarita como NN.

Santiago Maldonado desapareció el 1 de agosto, tras la represión de Gendarmería en la Lof en resistencia Cushamen, Chubut. Su cuerpo sin vida fue encontrado el 17 de Octubre en el Río Chubut. El único imputado por la causa, el gendarme Emmanuel Echazú, fue ascendido por el Ministerio de Seguridad.

Rafael Nahuel fue asesinado el 25 de noviembre por Grupo Albatros, de la Prefectura Naval, luego de la represión a la comunidad Lafken Winkul Mapu, en Villa Mascardi.

Los fusilamientos por gatillo fácil de las fuerzas de seguridad y la sistemática detención arbitraria e ilegal son modalidades represivas que tiene como objetivo la imposición del control social, que selectivamente es dirigido a los sectores más pobres y vulnerados de la sociedad. A Luciano lo mató la Policía Bonaerense, a Santiago Gendarmería y a Rafael Prefectura: no es un uniformado, es toda la institución.

El encubrimiento del estado y su responsabilidad en los hechos han demostrado las maniobras del Gobierno Nacional para legitimar y avalar el accionar de las fuerzas y criminalizar a las comunidades mapuches en resistencia, contra la apropiación y explotación de la tierra en manos de Benetton en el sur de Argentina.

En los 78 días de desaparición forzada de Santiago Maldonado, la Ministra Patricia Bullrich ha sido la encargada de poner en duda la presencia de Maldonado en la ruta, ya que todos los manifestantes “estaban encapuchados”. En esta misma clave, los medios de comunicación acompañaron este sentido, afirmando que “hay un barrio en el que todos se parecen a Santiago”. Sin embargo, sin alcanzar con el desvío de información y pistas falsas, la diputada Elisa Carrió sugirió que lo busquen en Chile. Entre estas primicias, Santiago seguía sin aparecer, al igual que el Estado.

En Bariloche, Rafael Nahuel recibió un disparo de una bala 9mm por la espalda, efectuado por Prefectura. La Vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, aseguró que “La fuerza tiene el beneficio de la duda”, instalando el terrorismo en la comunidad y la hipótesis del enfrentamiento, suponiendo que, “habían armadas de fuego”. Rafael no desapareció, pero se lo llevó el Estado.

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, Correpi, presentó un Informe contra la represión y reveló que cada menos de 24 horas muere una persona por violencia institucional. La política represiva del gobierno de Mauricio Macri incluye desde la criminalización de la protesta y el aumento de casos de gatillo fácil, como también el avance de la impunidad con la prisión domiciliaria a genocidios condenados, el ajuste a medios públicos de información, presxs políticos, tarifazo, reforma previsional y laboral; el ajuste a jubiladxs y trabajadorxs, endeudamiento, despidos y el vaciamiento y recortes a educación y salud pública, cultura y ciencia.

Entre estos reclamos, en el sur de la Capital Federal, en Villa Lugano, la juventud del barrio grita por los pibes asesinados por el sistema opresor, y sobre la base de una ex garita de Gendarmería les recordamos que no los olvidamos.

Entre un calibre 9 mm y las balas de goma, entre la ruta y el río, entre las fuerzas represivas y la resistencia, entre la comunidad Mapuche y la criminalización de la protesta, entre el gatillo fácil y el destacamentos de Lomas del Mirador, entre vengar a Walter y el atropello a los nuestros, entre la visera y la estigmatización, nos faltan los pibes que mata todos los días un uniformado, y también nos falta el Estado.

A Santiago, El Brujo. Desaparecido y asesinado por Gendarmería Nacional.

A Rafita. Asesinado por Prefectura Naval Argentina.

A Luciano Arruga. Desaparecido y asesinado por la Policía Bonaerense.

A Kiki Lezcano. Asesinado por la Policía Federal.

A Nehuel Rodriguez. Asesinado por la Policía Metropolitana.

A Walter Bulacio. Asesinado por la Policía Federal.

A Fer Padula. Asesinado por la Policía Bonaerense.

1 Comentario

Dejar respuesta