Cuando me propusieron ser parte del sitio Tierra Under, escribir, participar, cooperar, pasó lo que pasa siempre, hice silencio. Podríamos suponer que fue por no esperarme tal invitación, porque las ganas eran muchas, porque estaba ordenando las frases para poder tener una buena respuesta, si también, podría usarlo como excusa, pero a mí me gusta comprometerme, por ende, aprovechando que es mi presentación, les voy a confesar que hice silencio porque lo tengo naturalizado, como parte de esta sociedad a veces dejo que las cosas nos pasen por encima, y me quedo callada.
Sin embargo, estoy totalmente convencida de que hay que terminar con la cultura del silencio, acá estoy, con muchas ganar de expresarme y compartir lo que pienso. Invitando a todos a hacer lo mismo, a no quedarse callados, que el miedo no nos vuelva a someter Nunca Más, para ello es necesario recordar y mantener presente todas esas voces que se quisieron silenciar.

Quisiera compartir unos títulos que fueron prohibidos durante la última dictadura cívico-militar, porque no bastaba con el exterminio, tenían que eliminar toda posibilidad de un nuevo desafío al sistema, impidiendo cuestionar las concepciones del mismo.

Es importante tener en cuenta que la censura se dio en momentos en que la literatura infantil en la Argentina empezaba a superar posiciones simplistas. Por eso que la denominada represión cultural puso su mira en la literatura infantil. Prohibió libros y autores; puso en sus listas todos aquellos libros que transmitían ciertas ideas que consideraban subvertían el orden social impuesto.
La cultura en su concepción más liberadora y emancipadora del sujeto y el libro como agente de transformación social y cultural se tornaron amenaza para el régimen y fueron objeto de prohibiciones, persecuciones, hasta llegar a la nefasta acción de la quema de libros, considerada como “purificadora del ser nacional” y llevada a cabo de manera pública para propagar el miedo.
Es momento de recuperar el legado de los autores que se animaron a cambiar la literatura creando historias inquietantes, que estimulan el crecimiento de los lectores, que les plantean interrogantes, que les exigen ser críticos y reflexivos, que permitan romper el pensamiento hegemónico, cuestionando la realidad social para poder transformarla.

 “Prohíbase en todo el territorio de la Nación la distribución, venta y circulación del libro y secuéstrense los ejemplares correspondientes”.

 

  • “La filosofía como arma de seducción” De Althusser, Louis

 

  • “El Lag” De Alvez, Tommy

 

  • “Capitalismo periférico y comercio internacional ¿Cómo funciona el capitalismo?” De Amin, Samir

 

  • “Los tanques avanzan en rombo” De Ananiev, Anantoli

 

  • “Formación para el trabajo social” De Ander-Egg, Alexander

 

  • “El Partido Comunista” De Arévalo, Oscar

 

  • “Por el camino del progreso cultural” De Arnóldov
  • “Argentina 1875 -1975 (Estudio sociológico, político y burocrático)” De Bagú, Sergio

 

  • “El socialismo, única salida” De Baran, Paul

 

  • “Educación popular y proceso de concientización” De Barreiro, Julio

 

  • “La fraseología izquierdista al servicio de los enemigos de la paz: el trotskismo y la distención internacional” De Basmanov, Mijail

 

  • “Historia del socialismo y la lucha de clases “ De Beer, Max

 

  • “Gracias por el fuego” De Benedetti, Mario

 

  • “Ciencia, sociedad y futuro” DeBijovski, B.

 

  • “Un elefante ocupa mucho espacio” De Bornemann, Elsa

 

  • “El partido bolchevique” De Broue, Pierre

 

  • “El imperialismo y la acumulación de capital” De Bujarin, N

 

  • “Habla Fidel castro sobre los cristianos revolucionarios” De Castro, Fidel

 

  • “Queremos tanto a Glenda” De Cortázar, Julio

 

  • “Fascismo, democracia, fronte popolare: il movimiento comunista alla svolta del VII Congreso dell’ Internazionale”. De Felice, Franco

 

  • “El principito” De Saint-Exupéry, Antoine

 

 

 

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta