Nota basada en un texto de Alejandro Navarro (Parlamentario chileno por el MAS)
Por Fernando Rivera.

Hace unos días se conocieron datos sobre la poca ejecución del gasto en el presupuesto del Ministerio de Salud Argentino en el primer semestre del año, como por ejemplo: un 10% atención sanitaria en territorio, 0,87% en enfermedades tropicales y subtropicales, tales como: el Dengue y el virus del Zika, 30,53% en salud familiar y comunitaria, 5,95% en desarrollo de la atención médica y un 24,70% en atención de la madre y el niño, entre otros muchos, lo cual nos debe prender una luz de alerta en la salud de nuestros país.

Como sabemos el Presidente Mauricio Macri mira con suma atención a nuestros vecinos trasandinos como un ejemplo a seguir; ¿pero cómo está el sistema médico estatal en Chile? El senador Alejandro Navarro viene denunciando datos escalofriantes de la salud chilena, y también revela una traba corporativa del Colegio Médico de Chile a que países como Cuba, que ya presta servicios en programas de salud en Brasil, con 114.000 profesionales, pueda prestarlos en muchas zonas en las que no hay médicos para la atención primaria de los ciudadanos, en regiones como la del Biobio.

Asimismo, expone datos de un documento del Minsal indicando que “entre 2010 y 2015 57.551 personas murieron en Chile esperando una consulta con un médico especialista y 10.083 esperando una cirugía”. “En otras palabras, si extrapolamos esta cifra, en 10 años, 100.000 chilenos más fallecerán esperando una atención médica”…

“A Enero de 2016 hay 1.552.205 de personas en lista de espera de un médico especialista y 240.536 para una cirugía”…
Cada 24 horas fallecen 5 personas en espera de una operación.

“Hay 16.500 niños en lista de espera para la atención de un médico pediatra, según también revela dicho informe, y 10.500 de estos con más de 120 días de retraso”…

“A esto se le suma que casi 25.000 niñas y niños esperan una cirugía y 17.000 de ellos con más de 4 meses de demora”.

El legislador además explica: “debido a que los médicos especialistas terminan su proceso de devolución del servicio publico, el 50% de ellos migran en los dos primeros años. Es decir, en el sistema publico de atención sólo queda la mitad de los egresados.”
Como vemos esto hace un combo mortal para la población que debe atenderse en dicho sistema de salud.

¿A esto apunta Mauricio Macri, no imputando el dinero presupuestado (por que no nos olvidemos que es una Ley votada por ambas cámaras que obliga al ejecutivo a usar esos fondos para esos destinos), y no pagando como corresponde a los médicos de la salud publica?

Recordemos que se manejó de manera similar en su paso por la Ciudad, cerrando la sala de Cirugía Pediátrica del Hospital Durand, en el año 2012. O como no hace tanto cuando los médicos del Garraham denunciaron una quita $100 millones de fondos que le correspondían para el adecuado funcionamiento del hospital; y la falta de enfermeros (casi 8000 entre todos los hospitales), en esta millonaria Ciudad.
Todo esto solo se puede realizar bajo el amparo de los medios masivos de comunicación y parte de la población que de manera casi cómplice mira sin ver a su alrededor, como si las cosas pasaran por sí solas.

Fuentes

www.cubainformacion.tv – www.eldestapeweb.com – www.radiodelmar.cl

Colegio medico de Chile impide un acuerdo sanitario con Cuba.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here