El terror se basa en la incomunicación dijo Rodolfo allá hace unos 40 años atrás, uno de los periodistas más grande que encontramos cuando miramos atrás, uno  que se atrevió a decir lo que tantos callaban u ocultaban y disfrazaban, que no cedió un pasito atrás sus convicciones y eso le costó la vida.

Hoy en día, nos cuesta muchas veces creer en las palabras de aquellos que dicen ser periodistas, que trabajan para los grandes medios, por qué no, la realidad es que de ese periodismo de Rodolfo hoy vemos muy poco, y no por que no exista, sino porque no vende.

Una cosa es el periodismo que vende y otra, muy diferente el que informa y cuestiona desde las bases para comunicar, criticar o generar cierta conciencia.

El periodismo de los grandes medios y no tan grandes es aquel cuyo único fin es vender, un producto, una opinión, y hasta una forma de hacer las cosas. Es una de las tantas herramientas con las que cuenta este sistema para adoctrinarnos.

¿Qué hacía así vestida y sola por la calle? ¿Dónde estaba y con quién? ¿Por qué no denuncio? ¿Por qué se quedó con el si le pegaba? ¿Qué hacía robando? ¿Dónde estaban los padres? ¿Por qué iba con visera y corriendo en una zona peligrosa?

No son casuales ciertos titulares, no son en vano los cuestionamientos, ellos  no te dicen: ¡Tenes que opinar así! Pero si te marcan  la agenda con la inseguridad, con los femicidios en los que siempre la culpa es de la víctima, porque en el sentido común que quieren imponer si tu compañero te violenta, vos salís corriendo no te quedas a que te mate, como si nosotras buscáramos morir a manos de los violentos de todos los días. O si un pibe de 14 años andaba buscando, y provocando a las balas que lo atravesaron.

Por fuera y lejos de todo eso, están quienes informan y buscan si, generar una conciencia social, pero los métodos son diferentes, el  periodismo independiente no culpa a la víctima, ni lo que hacía,  o a donde iba. No vende el sensacionalismo y el morbo, no apela al qué dirán ni al sentido común chato y vacío que no observa más allá de lo lineal.

Millones quieren ser informados”, es una realidad que repite con el pasar de los años y todos somos responsables de lo que comunicamos, toda comunicación desenlaza una reacción, no hay forma de que lo que uno dice o escribe no genere nada en los otros.

Contamos con infinidad de medios alternativos que ofician de transmisores de la información, y no lucran con la vida de la vida de nadie, y es ahí donde debemos apostar si realmente queremos dejar  de comprar pescado podrido, el sistema en el que estamos inmersos todo el día, todos los días va a tratar de vendernos algo nuevo, o de reforzar ciertas ideas, dejemos de ser meros reproductores de las opiniones que solo le sirven a poder de turno.

Cuando pedimos más mano dura, más seguridad, más policía lo único que estamos reproduciendo es la criminalización de los pibes y pibas de barrios populares con los que hay que terminar, así logramos la pobreza cero, mientras el poder judicial y las fuerzas de seguridad actúan a favor, si, a favor de los que manejan el poder.

Cuando cuestionamos como se vistió, que hizo o quien una mujer antes de desaparecer, estas depositando las responsabilidad de no volver en ella, y no hacemos nada para con quien se creyó con la libertad de arrebatarle la vida, total, ella se lo busco ¿o no?

En el momento que nos quejamos por la plata que se invirtió buscando a una persona y esta apareció sana y salva, lo único que esbozamos es el morbo de no estar llorándola.

Cuando dejamos de razonar lo que decimos, escuchamos o leemos, es cuando nos volvemos simples reproductores de un sistema que te quiere sin pensamiento propio, sin critica, sin expectativas de algo mejor o diferente. Nos vamos convirtiendo poco a poco en seres sin ningún tipo de control sobre lo que queremos o buscamos.

En los tiempos que corren, y más que nunca, cuestione, critique, busque otra opciones de información, no compre sin mirar todo lo que le ofrecen los medios de alienación comunicacional. Hoy más que nunca, piense en Rodolfo y  “Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad”.

1 Comentario

  1. Maravillosa reflexión! creo que es hasta un acto necesario esto de volver a los lazos más concretos, comunitarios, certeros, la información que circula por fuera de los centros, por fuera de la hegemonía tantas veces trastocados en pos de un interés que intenta arrogarse la superioridad. Saludo y comparto ese espíritu! Romper el aislamiento!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here