“¡Me voy a quedar sin batería en el grabador para las preguntas!” así arrancó la entrevista a Emilio Dufour la noche del gran apagón. Con cierto apuro y algo aneblinados por las velas, el líder de Hijos del Sofá relató el origen, trayectoria, filosofía y mensaje social de esta banda que día a día se abre paso entre los músicos más reconocidos del panorama actual.

Franco Gandini (bajo), Luciano Costantino (batería) y nuestro entrevistado a media luz (guitarra y voz) dan vida a un Arte lleno de color y personalidad. Luego de seis años de convivencia y composición, la banda da a conocer su cuarto disco, Yo también, con el que, si bien vuelven de algún modo a los orígenes, logran sobrevolar su obra anterior para generar algo nuevo, más crudo y, por sobre todas las cosas, vivo.

Un mismo lugar, un mismo concepto, una misma energía; parafraseando a Emi, es acá donde aparece el alma de un tema. A semanas nomás de la esperada presentación en The Roxy de su último disco, Hijos del Sofá se perfila del modo más enérgico y profesional en su búsqueda por el aura y alma de la Música.

• El nombre de la banda es muy sugestivo ¿a qué refiere?

Bueno, sí; es un tema que siempre sale. Cada uno le encuentra disparatados significados. Nosotros lo vemos como un espejo social, al menos de mi generación y de todas las que vinieron después; como que somos hijos de la comodidad; con respecto a la facilidad de la tecnología y que está todo al alcance de la mano. Como si fuera que desde un sofá se pudiera ordenar comida, trabajar, comunicarte con el exterior, tener una relación amorosa y todo lo demás. No queremos eso; alentamos a que la gente salga a la calle, por supuesto
• En su composiciones hacen eco artistas como Charly García o The Beatles, ¿qué otras influencias funcionan para ustedes como faros al momento de encarar el trabajo artístico?

Sí, esas son como las que se “notan” al escuchar. Los tres venimos de lugares re diferentes. A mí siempre me gustaron de chico Fito, Charly, The Beatles, Spinetta, escuchaba mucho esa onda. Franco, el bajista, era más del punk rock, jajaj sí: Cadena, 2 minutos, Ataque 77. Lucho, nada que ver, más latin rock, onda Maná. Después todos fuimos descubriéndonos juntos y, también, gustos particulares en los que coincidimos. Pero yo creo que esa mezcla bizarra hace un sonido diferente.
Por ahí, lo que no se evidencia tanto en las composiciones pero sí escucho mucho y me encanta es el Cuchi Leguizamón, me parece increíble. Después me gusta mucho Coldplay, me gusta mucho Queen y tango, el tango me gusta muchísimo. Pero sí, son esos artistas: Cerati, Spinetta, Fito, Charly. Aristimunio también me encanta, escucho muchísimo; de lo nuevo es de lo que más me gusta. Y los Beatles, de ahí les robamos todo jaja.
• ¿Qué dirían que diferencia esencialmente su último álbum, Yo también, de sus trabajos anteriores?

En el último, en cuento al sonido, volvimos al trío. Si bien, obviamente, hay arreglos de cuerdas, teclados y más de una viola, adelante está la guitarra, la voz, la bata y la línea del bajo. Esto diferencia mucho Yo también de Bienvenida, porque Bienvenida es un disco más cirquero, de muchos arreglitos, chirimbolos por todos lados, charango, violincito; es como un disco de muchos colores. Este es más crudito, en ese sentido, más al pie. Vuelve a los orígenes, es más parecido a los primeros discos. Esa es mi apreciación.
Y lo más diferente que, para mí, tiene con los discos anteriores es que las diez canciones las compuse en un periodo de un año, son todas del mismo momento; comparten un mismo concepto y energía.
• ¿Cómo fue la experiencia fílmica y compositiva de su último videoclip, “Flores para armar”?

Bueno, como bien leíste, el tema habla de las flores para armar, pero el video, justamente, muestra algo totalmente diferente. Se hace un paralelismo y se le da otro sentido a la letra; cosa que a mí me gusta, eso de que dispare para otros lados, de que a veces uno se imagine una cosa y después la historia del video sea otra.

• Si bien la banda está conformada por tres músicos, sus composiciones parecen estar muy ornamentadas. ¿Cómo resuelven esto en vivo?

Y, disparamos una secuencia; en algunos temas tratamos de disparar todo para que suene precisamente como es el disco. A veces prescindimos un poco y tocamos más como trío en vivo. Creo que en los temas más rockeros, por ahí disparamos algún teclado, pero lo dejamos más al trío sonando. Esto hace un montón lo hacemos, y está muy bueno porque el batero al disparar la secuencia tiene que tocar con clic, lo que hace que salga todo mucho más ajustado.
Por ejemplo ahora, en la presentación del Roxy, que también vamos a hacer un paralelismo con imágenes en video, los tiempos van a ser justos, ni se van a adelantar ni a atrasar.
• ¿Cómo fue la recepción de un nuevo público durante su gira por Latinoamérica?

Súper buena. El año pasado ya habíamos ido a Chile y Uruguay, este año volvimos a Uruguay y también estuvimos por México, y la verdad es que me llevé una sorpresa muy grande, si bien sé que son grandes consumidores de la Música argentina en toda Latinoamérica, pero en México principalmente. Lo que pasaba era que en las canciones nuevas el público le daba muchísima atención a las letras. Yo no digo que acá no pase, porque a todos nos gusta entender una letra pero, me parece a mí, que nosotros vamos primero a la Música.
Pero lo que veía en la gira por México era que se quedaban muchísimo con la letra, y después terminaba el show y venían a decirte: “Qué bueno lo que escribiste acá!”. Por ejemplo, en Puebla tocamos un sábado pero llegamos el lunes, estuvimos toda la semana, hicimos notas en varias radios y se empezó a correr la bola, y fue al show un montón de gente sabiendo ya dos o tres canciones y cantándolas enteras. Fue una locura, la verdad que fue una sorpresa enorme.
• ¿Cuáles son las expectativas para el inminente show en The Roxy?

Muy grandes, realmente. Las veces que tocamos ahí fue por la presentación del anteúltimo disco, Bienvenida, algo importante para nosotros, porque fue uno de los shows grandes que hicimos, con mucha responsabilidad y mucha puesta en escena. Después estuvimos participando en un par de fiestas en el Roxy, pero era ir a tocar lo que tuviéramos ganas, sin planificar un show. Y a éste le estamos metiendo muchísimo muchísimo trabajo. Te contaba antes del tema de lo audiovisual, los invitados y el hecho de tocar todo este disco nuevo que nos entusiasma mucho; y por lo que veo la gente también está muy prendida, entonces, uno también está con ganas de estar ahí coreando los temas.
Cada vez que presentamos un disco es como reafirmar las ganas y el Amor que tenemos por la Música, por lo que hacemos. Es un momento… es una fiesta que esperamos mucho. Así que los esperamos ahí!

Nota: Natalia Rey Callone.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here