El rostro social de la soledad. Por.- Viviana Martinez.

0
1076

A pesar de la numerosa cantidad de habitantes en la tierra, de estar hiper-comunicados, en tiempos de internet, de explotar todo tipos de redes, amigos, charlas, citas, libros, música, series, todo girando alrededor de lo virtual, nos hemos convertido cada vez más en seres solitarios.

Se ha demostrado, a través de diversos  estudios, como afecta esta condición mental y emocional en las personas, como se asocia la soledad en grados de estrés, ansiedad, depresión y decaimiento, en aquellas personas que tienen reducida actividad social (que no salen con frecuencia, y tienen poca familia), tal vez con mucho trabajo o sin él, incluso en aquellas personas que no tienen pareja o sorprendentemente la tiene pero se siente solo/a.

Muchas veces estos síntomas aparecen “CAMUFLADOS” por cambios en la inmunología (bajas defensas)  pero no son más que el resultado de la hormona que libera nuestro estado de soledad y al enfrentar el miedo, EL CORTIZOL.

De ahí que aparecen los trastornos de sueños, la falta de él o el dormir en forma interrumpida.

También aumenta la presión arterial y lo más peligroso, la soledad junto a otros factores aumentan la posibilidad de demencia, que en el peor de los casos lleva al aislamiento total, reduciendo así, la suma de todo esto, la esperanza de vida, relacionando la soledad como estado mental y los problemas de salud.

No es la soledad el hecho de sentirse solo, sino también el sentirse mal atendido, olvidado, y no es en referencia a la soledad en la tercera edad, que es lo que siempre se especula, hablamos de la gran cantidad de jóvenes adultos que a pesar de las redes sociales, y a la posibilidad de estar siempre conectados, se desconecta.

Reflexionemos, que queda para nuestros adolescentes y niños? Que carecen por esto mismo del contacto humano y afectivo.

Una red social es necesaria y esta desde nuestros ancestros, pertenecer y ser parte de la tribu nos ayudó a alimentarnos, refugiarnos, protegernos y a sobrevivir, separarse de la tribu era correr peligro.

Para sentirnos bien debemos, sanar emocionalmente… NO tenemos nada que aprender, porque ya lo sabemos, simplemente pasa que no lo recordamos, tenemos que creer en lo que somos… NO en lo que creemos que somos…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí