Las gotas hacen un río y muchas semillas cambian la realidad

0
370

La editorial Chirimbote presenta el segundo libro de la Colección Antivenenos: “Salvemos los humedales – Otra aventura de Hache y su pandilla”.

Hache es un personaje que invita a niñas y niños a conocer el paisaje del litoral y cómo las aves y los árboles enfrentan la contaminación. Un relato de fantasía que planta semillas para las victorias que vendrán.

Hache Doso (un nombre nacido de la fórmula del agua, H2O) es el personaje central de la Colección Antivenenos de la editorial Chirimbote. El mes pasado, se publicó el segundo libro: “Salvemos los humedales – Otra aventura de Hache y su pandilla”. Hache fue pensado por Claudia Rafael y Silvana Melo —e ilustrado por Delia Iglesias— como un pequeño charquito que escapó de un arroyo atacado por el extractivismo, eje troncal del capitalismo: megaminería, basura y agronegocio.

Esa colonia de gotitas que se llamó Hache y se apellidó Doso armó una pandilla entre animales y árboles víctimas de la voracidad extractiva. Ahí aparecieron bichos en peligro de extinción, cóndores y colibríes, cangrejos y tatús carreta y hasta el pájaro urutaú, que había perdido su yatay bajo la Sierra Maldita y confundía percheros con ramas de los árboles.

En el primer libro de la Colección Antivenenos todos estos personajes fueron a detener a los aviones fumigadores de Entre Ríos. Allí se rociaba con venenos a los niños de las escuelas rurales y a sus maestras. Hasta que una docente, en la que están simbolizadas todas las «seño» que aguantaron con sus gurises la deriva del agronegocio, denunció ante el Poder Judicial a los envenenadores y ganó. Hubo una victoria final que mostró que todos debemos subirnos al barquito de papel de las grandes luchas.

Con la pandilla ya armada y una experiencia de lucha en las maletas, nació el segundo Hache, esta vez en defensa de los humedales. En esta oportunidad, Hache junta a la pandilla para ponerle el pecho, la cara, los picos y las alas al fuego y al «Lobby Feroz».

El grupo debe enfrentar a ese lobby de las empresas que se está bebiendo los humedales, aquel que extiende sin freno la frontera agraria, que construye encima de un humedal su barrio privado y lo utiliza como lago propio. El que expulsa a los carpinchos y seca los reservorios de agua dulce para que puedan pastar las vacas. Aquel que prende fuegos para poder criar su ganado y plantar su soja y juntar cerros puntudos de dinero mientras los niños, las niñas, sus padres, madres, abuelos y abuelas sufren el humo en sus pulmones, los agrotóxicos en sus cuerpos, la pobreza, el hambre y la desesperanza en un futuro que se va negando de a poquito.

El Lobby Feroz, el monstruo de tres cabezas que no deja pasar la ley de humedales, o que la suaviza por si un día tiene que digerirla, es siempre el mismo. El que atenta contra la vida. Contra la vida de los árboles, de los animales, del agua, de los niños y las niñas, de todo aquello que ría y respire.

Por eso es importante Hache y es fundamental su pandilla: porque salen juntos a pelearle al corazón del capitalismo, que es el extractivismo desaforado puesto a destruir la naturaleza y la vida en nombre de su propia rentabilidad.

En estos tiempos de enorme oscuridad, es Hache, un charquito mínimo, el que junta voluntades para derrotar a los más fuertes. Los niños y las niñas saben esto. Lo comprenden. Están convencidos, como sujetos políticos transformadores, de que en soledad jamás se cambiará nada. Por eso este libro —y el anterior— es para ellos. Para la semilla de las victorias que vendrán.

Para saber dónde adquirir estos libros, hay que clickear en los Puntos de Venta o en la Tienda On Line.

Gentileza: TierraViva

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí