La Chicana presento su nuevo disco, y ahí estuvieron Emi Canelas y Vera Schmit.

0
905

Luego de una tarde de sol implacable, la noche nos recibe camino a San Telmo y sus calles de adoquín.

En pleno pasaje San Lorenzo dentro de Los Chisperos, anclamos al fondo del salón, en una mesa que nos brinda la vista de un pasillo poblado de mesas hacia el centro de un escenario ya provisto de instrumentos, donde La chicana presentará Pampa Grande, su séptimo disco.

Las luces principales del salón se apagan y como guiados por un ritual implícito, los comensales encienden las velas que antes yacían apagadas sobre las mesas y yo me uno al ritual. A medida que las paredes se llenan de sombras y suben uno a uno al escenario, la música y los bullicios cesan y ahora que Dolores entra en escena, hago una pausa para sumarme a los aplausos que la reciben, suelto la lapicera, me entrego a la escucha y bebo otro sorbo de cerveza, que bien podría ser vino…

«Ella se olvida lo que la asombra/el recuerda lo que no pasó/ ella se ríe como un rio que se desborda. / El se ahoga como un motor.» (Los Lirios del campo)

Vuelven los aplausos, al finalizar la primer canción Dolores se abanica y entiendo que la nostalgia cabe en el soplo de un movimiento de muñeca. Continúan con «el aguacero” para luego deleitarnos con un cover de Carlos el Indio Solari, pero antes Dolores Solá nos dice:

«Siempre es posible el camino digno, la tentación es grande (…) en estos tiempos que corren no hay que olvidar que siempre hay un camino de dignidad».

Durante el tema, a más de un cuerpo la piel se le pone de gallina y algunas manos se agitan en el aire, y cierra el tema cantando «Si no hay amor que no haya nada entonces, compañeros».

El show continua entre anécdotas sobre del título de canciones como Efermeróptero y Cactus (compuestas por Acho Estol) y la comparación de lo que fue la presentación del disco en Brasil hace un año y ahora en argentina, que Dolores describe como «Momento corchazo» y habla de una esperanza desesperanzada. Continúan con «Noche de san juan» “Danza rusa” (cover de Tom Waits) y «La uva» cuyo vídeo clip lo describen como «Un homenaje que el cine no necesitaba pero nosotros sí»

Salgo a fumar un cigarrillo y desde el escenario le piden a «Beto» que se asome por la ventana para recibir la canción que sigue, el publico corea su nombre, Beto se acerca, saluda, y escucho que al irse dice «Es la tercera vez que me lo hace» mientras se retira con un sonrisa estampada en su cara.

El show se acerca a su final luego de versiones de temas brasileños incluidos en “Pampa Grande” como: “Romería” y “Valsa para uma mininha”. Se despiden presentando “Algo más” que Acho describe como «La canción más triste que escribí»

Saludan a un publico que insiste en pedir otra, así es que nos regalan “El barzón” tema de Amparo Ochoa y “Dos mil uno” (“Dois mil e um”). Entre silbidos, aplausos y un agradecimiento mutuo terminaron de obsequiarnos en vivo las canciones de su nuevo disco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí