En la noche de los reyes magos, se largó nomas el primer  ritual de los Chevy Rockets.

En un lugar que les resulta por demás familiar la banda desplegó su música y no quedó asistente al  concierto  que no coreara o moviera su cuerpo. Los que estaban pegados al escenario se prendieron a bailar y no pararon  hasta el final, cuando el “Vasco” Bariain, después de los bises diera por finalizada esa comunión, ese feed back, que él, en nombre de la banda establece con su público, y que permanece inalterable al paso del tiempo .

En esta fecha, Los Amigos del Parque Avellaneda dieron comienzo al ciclo Música en el Parque, una programación que en los fines de semana recorre  una amplia gama de ofertas artísticas.

Cobertura Hugo Ramos.

Dejar respuesta